INICIO | MAPA DEL SITIO | INTRANET | CONTACTO |
Top 5 de la semana
Ocasiones vistas: 263
Novena al Amor Misericordioso
Ocasiones vistas: 128
Oración para pedir la intercesión de la Madre
Ocasiones vistas: 84
La Vida de Madre Esperanza
Ocasiones vistas: 69
Dos Congregaciones, seis “ramas”.
Ocasiones vistas: 65
EAM-LIMA

Inicio » NOTICIAS » Noticias » ¡María, simplemente, es Madre!

¡María, simplemente, es Madre!
 

HORA SANTA (Mes de Octubre 2015)

Canto de Exposición al  Santísimo

Introducción, intención de la oración
En este mes de octubre, dedicado a María, Madre de Dios y Madre nuestra, queremos confiar a Ella nuestra oración para que el  Señor suscite buenas y santas vocaciones para nuestra Familia Religiosa.

Lectura del Evangelio según San Juan (2,1-11)
Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino». Jesús le respondió: «Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía». Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que él les diga». Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: «Llenen de agua estas tinajas». Y las llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete». Así lo hicieron. El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su o rigen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y les dijo: «Siempre se sirve primero el bu en vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento». Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él.

Adoración personal y Comentario

De los escritos de Madre Esperanza
Jesús sabía muy bien que para andar nosotras este camino de dolor y sacrificio necesitábamos el cariño de una madre, pues cuando se tiene madre puede decirse que no hay penas insoportables porque el peso de ellas nunca descarga sobre nosotros solos, porque ella está siempre a nuestro lado para soportar lo más pesado y Jesús que conoce bien las necesidades del corazón humano, nos hizo donación de la suya habiendo probado antes El, desde la cruz, el heroísmo de tan buena Madre, su fidelidad, su amor y su compañía alentadora. Acudamos pues, a Ella con cariño y confianza filial, teniendo presente que Jesús al darnos como tal a la Purísima Virgen, dotó su corazón de misericordia maternal para que se compadeciese de las penas de sus hijos.

Un alma que ama a la Santísima Virgen, no debe temer nunca, pues Ella lo es todo y Ella es la que se encarga de preparar nuestras ofrendas antes de entregarlas a Jesús. (El Pan 2,71-72)

Adoración personal

Del magisterio del Papa Francisco
María está atenta, está atenta en esas bodas ya comenzadas, es solícita a las necesidades de los novios. No se ensimisma, no se enfrasca en su mundo, su amor la hace «ser hacia» los otros.

Tampoco busca a las amigas para comentar lo que está pasando y criticar la mala preparación de las bodas. Y como está atenta, con su discreción, se da cuenta de que falta el vino. El vino es signo de alegría, de amor, de abundancia. Cuántos de nuestros adolescentes y jóvenes perciben que en sus casas hace rato que ya no hay de ese vino. Cuánta mujer sola y entristecida se pregunta cuándo el amor se fue, cuándo el amor se escurrió de su vida. Cuántos ancianos se sienten dejados fuera de la fiesta de sus familias, arrinconados y ya sin beber del amor cotidiano, de sus hijos, de sus nietos, de sus bisnietos.

María no es una madre «reclamadora», tampoco es una suegra que vigila para solazarse de nuestras impericias, de nuestros errores o desatenciones. ¡María, simplemente, es madre! Ahí está, atenta y solícita. Es lindo escuchar esto: ¡María es madre!

Pero María, en ese momento que se percata que falta el vino, acude con confianza a Jesús: esto significa que María reza. Va a Jesús, reza. No va al mayordomo; directamente le presenta la dificultad de los esposos a su Hijo. Ella nos enseña a dejar nuestras familias en manos de Dios; nos enseña a rezar, encendiendo la esperanza que nos indica que nuestras preocupaciones también son preocupaciones de Dios.

Y finalmente, María actúa. Las palabras «Hagan lo que Él les diga» (v. 5), dirigidas a los que servían, son una invitación también a nosotros, a ponernos a disposición de Jesús, que vino a servir y no a ser servido. El servicio es el criterio del verdadero amor. El que ama sirve, se pone al servicio de los demás. Y esto se aprende especialmente en la familia, donde nos hacemos por amor servidores unos de otros. En el seno de la familia, nadie es descartado; todos valen lo mismo. (Viaje apostólico del Santo Padre Francisco a Ecuador - 6 de julio de 2015 Santa Misa por las Familias)

Adoración personal

Preguntas para la reflexión
1.    En la familia se aprende a pedir permiso sin prepotencia, a decir “gracias” con expresiones de sentido aprecio por las cosas que recibimos, a dominar la agresividad o la avidez, y allí se aprende también a pedir disculpas  cuando hacemos alguna cosa mal, cuando reñimos” ¿Sabemos perdonar, pedir disculpas, decir gracias?

2.    Siguiendo el ejemplo de María, somos capaces de ponernos a disposición de Jesús, conscientes de que el servicio es el criterio del verdadero amor?

Canon: “Misericordias Domini in eternum cantabo”.

Gesto: Ofrecer un misterio del S. Rosario por un joven en particular.

Canto Vocacional

Oración por las vocaciones
Oh María Medianera de todas las gracias,
a tu corazón confío la pobreza moral de mi alma…
mírala, eres mi Madre y estoy seguro de tu tierno amor.
Da consuelo a los enfermos y a los tristes.
Contigo cuento y me entrego del todo a Ti.
Sálvanos a todos por el amor de Jesús.
María, refugio y amparo de mi pobre alma,
recomiéndala al Amor Misericordioso.

Intenciones  particulares
Rezamos juntos: María, Madre de Misericordia, ruega por nosotros.

1.    Por todos los jóvenes en búsqueda vocacional para que escuchen atentos la Palabra de Dios.
2.    Por las familias para que, con el ejemplo de María, estén presentes y cuiden con atención a sus hijos.
3.    Por los sacerdotes, religiosos y religiosas en dificultad, para que acudan  con confianza al amor materno de María seguros  de tener una Madre que les sostiene.

Oremos con la Beata Madre Esperanza de Jesús
Virgen Santísima, Vos que sois verdadera Madre de todos los hombres, recibidme por amor de Vuestro Divino Hijo bajo vuestro maternal cuidado, haciéndoos, desde hoy, madrina de mi nueva vida espiritual y de mi fidelidad, para que siempre seáis mi especial y tierna Madre, mi procuradora piadosa en esta vida y me recibáis en vuestros brazos en la hora de mi muerte. (El Pan 18, 789)

Canto de adoración

Bendición Eucarística

Canto final a la Santísima Virgen

 


Parroquia Beato Juan Pablo II en México
Parroquia Beato Juan Pablo II en México
Top 5 de más leido de la semana
Ocaciones vistas: 20
¡Jesús reina en nuestros...
Ocaciones vistas: 18
Volver a empezar otra vez
Ocaciones vistas: 16
XV Jornadas de Pastoral
Ocaciones vistas: 15
Capítulo Provincial F.A.M. en...
Ocaciones vistas: 13
Humildad, la regla de oro
Eventos Recientes

Articulos Recientes

 
 
Inicio | Mapa del Sitio | Contáctenos | Registro | Registro Vocacional Copyright ©2008- Familia del Amor Misericordioso
eXTReMe Tracker