INICIO | MAPA DEL SITIO | INTRANET | CONTACTO |
Top 5 de la semana
Ocasiones vistas: 276
Novena al Amor Misericordioso
Ocasiones vistas: 134
Oración para pedir la intercesión de la Madre
Ocasiones vistas: 113
EAM-COLLOTO
Ocasiones vistas: 103
La Vida de Madre Esperanza
Ocasiones vistas: 57
El Crucifijo del Amor Misericordioso

Inicio » NOTICIAS » Noticias » ¡Jesús reina en nuestros corazones!

¡Jesús reina en nuestros corazones!
 

Canto de Exposición  al Santísimo

Introducción
En el mes de noviembre celebramos la fiesta de Cristo Rey del universo, Jesús Amor Misericordioso reina desde el trono de la cruz. Nos confiamos a Él que gobierna nuestra vida y le pedimos la gracia de que reine en nuestro corazón y  nos  done  celo para trabajar por su Reino,  a fin de llevar a todos a su Reino de paz y de amor.

Lectura del Evangelio según San Juan (18,33-38)
Pilato volvió a entrar en el pretorio, llamó a Jesús y le preguntó: «¿Eres tú el rey de los judíos?». Jesús le respondió: «¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dicho de mí?». Pilato explicó: «¿Acaso yo soy judío? Tus compatriotas y los sumos sacerdotes te han puesto en mis manos. ¿Qué es lo que has hecho». Jesús respondió: «Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí». Pilato le dijo: «¿Entonces tú eres rey». Jesús respondió: «Tú lo dices: yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz». Pilato le preguntó: «¿Qué es la verdad?». Al decir esto, salió nuevamente a donde estaban los judíos y les dijo: «Yo no encuentro en él ningún motivo para condenarlo.

Lectura del Evangelio según San Marcos (15,9-15)
Pilato les dijo: «¿Quieren que les ponga en libertad al rey de los judíos?». El sabía, en efecto, que los sumos sacerdotes lo habían entregado por envidia. Pero los sumos sacerdotes incitaron a la multitud a pedir la libertad de Barrabás. Pilato continuó diciendo: «¿Qué debo hacer, entonces, con el que ustedes llaman rey de los judíos?». Ellos gritaron de nuevo: «¡Crucifícalo!». Pilato les dijo: ¿Qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban cada vez más fuerte: ¡Crucifícalo! Pilato, para contentar a la multitud, les puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado.

Adoración personal

Comentario

De los escritos de Madre Esperanza
Hay en el acusado una nobleza no común, y un cierto aire de grandeza, de regia magestad, que aún encubierta debajo de aquella humilde, aparente impotencia, no se oculta a la mirada del Pretor. El aspecto de aquel hombre le cautiva, y sospecha vivamente que algo muy grande hay en El; y así le pregunta, no con desprecio, sino con visible interés: "Luego ¿Tú eres Rey?". La respuesta: "Sí, yo soy rey!".

Rey en el trono de la Cruz, muy distinto del Trono Celestial; siendo gran Sacerdote y Pastor vigilantísimo de nuestras almas; su mitra es la corona de espinas y su báculo la Cruz, los anillos los clavos de las manos, y sus vestiduras afrentosas.

Entonces, hijas mías, tuvo principio su realeza, entonces comenzó a reinar sobre el mundo, desde el leño de la cruz, y la cruz se trocó en otra cosa muy distinta de lo que fue: de patíbulo, en trono; de palo de maldición, en señal de bendición; y de instrumento de muerte, en árbol de vida.

Miremos, hijas mías, la imagen del Amor Misericordioso, momentos antes de expirar y veremos que la mirada lánguida de sus quebrados ojos y su boca sedienta, reclaman de nosotras compasión y amor; y nosotras, Esclavas de su Amor Misericordioso, no podemos negarlo y debemos luchar y trabajar para que todos le amen. (El Pan 7,272; 6,79; 7,370.378)

Adoración personal

Del magisterio del Papa Francisco
No se comprende el cristianismo sin comprender esta humillación profunda del hijo de Dios que se humilló a sí mismo haciéndose siervo hasta la muerte de cruz. Para servir. Este es el misterio de la cruz. No es sólo un ornamento que debemos poner en las iglesias, sobre el altar; no es sólo un símbolo que nos debe distinguir de los demás. La cruz es un misterio: el misterio del amor de Dios que se humilla, que se anonada para salvarnos de nuestros pecados. ¿Dónde está tu pecado? “No se tengo tantos aquí” No, tu pecado está allí en la cruz. Ve a buscarlo allí, en las llagas del Señor, y tu pecado será curado, tus llagas serán sanadas, tu pecado será perdonado. El perdón que nos da Dios no es cancelar una cuenta que nosotros tenemos con Él. El perdón que nos da Dios no es cancelar una cuenta que nosotros tenemos con Dios: el perdón que nos da Dios son las llagas de su hijo, elevado en la cruz. Y su deseo final que el Señor “nos atraiga hacia Él y que nos dejemos curar”. (Papa Francisco homilía en Santa Marta 8 de abril 2014)

Adoración personal

Preguntas para la reflexión

1.    ¿Vivimos abrazadas a la cruz con nuestro Dios y Señor?
2.    ¿Somos audaces? ¿Nuestro sueño vuela alto?
3.    ¿Cómo puedo ser libre?, cómo puedo ser libre en esta cultura de la provisoriedad?
4.    ¿He donado amor y misericordia a quienes viven junto a mí?

Canone: “Misericordias Domini in eternum cantabo”.

Gesto: Besemos muchas veces el crucifijo, con veneración y como reconocimiento a Jesús que nos ha redimido y confiemos Él a todos los jóvenes que buscan la plenitud de vida a fin que se dejen encontrar por Jesús.

Canto Vocacional

Oramos por las vocaciones

Venga a nosotros tu reino.
En esta petición pedimos:
que venga a nosotros
o  nos dé el reino de su gracia
y de los favores del cielo,
como el de los justos;
y el reino de la gloria
donde Él reina pacíficamente
con los bienaventurados,
y por tanto pedimos también
el término del reino del pecado,
del demonio y de las tinieblas.

Intenciones  particulares

Rezamos juntos: Dios de Misericordia escúchanos

1.    Oremos por el Santo Padre Francisco y por todos los obispos.
2.    Por nuestra Familia religiosa para que seamos signo vivo de amor misericordioso.
3.    Por todos los sacerdotes para que sean santos.
4.    Por los jóvenes que se sienten llamados, para que estén dispuestos a entregarse al servicio del Señor.
5.    Por todas las familias que donan sus hijos al Señor.
6.    Otras intenciones….

Oremos con nuestra Madre Fundadora
“¡Ave Rey! yo te saludo Rey mío y Señor mío, aunque parezcas pequeño, cubierto con la clámide pobre de las especies sacramentales; yo te adoro como a mi Dios y Señor, y doblo las rodillas como fiel vasallo.”(El Pan 7, 305)

Canto de adoracion

Bendición Eucarística

Canto final a la Santísima Virgen

 


Centro Materno Infantil “Esperanza”
Centro Materno Infantil “Esperanza”
Top 5 de más leido de la semana
Ocaciones vistas: 20
Humildad, la regla de oro
Ocaciones vistas: 16
Misericordiosos como el Padre
Ocaciones vistas: 16
Como San Pablo, misioneros por...
Ocaciones vistas: 15
¡María, simplemente, es Madre!
Ocaciones vistas: 14
¡Jesús reina en nuestros...
Eventos Recientes

Articulos Recientes

 
 
Inicio | Mapa del Sitio | Contáctenos | Registro | Registro Vocacional Copyright ©2008- Familia del Amor Misericordioso
eXTReMe Tracker