INICIO | MAPA DEL SITIO | INTRANET | CONTACTO |
Top 5 de la semana
Ocasiones vistas: 277
Novena al Amor Misericordioso
Ocasiones vistas: 80
Oración para pedir la intercesión de la Madre
Ocasiones vistas: 73
EAM-COLLOTO
Ocasiones vistas: 63
El Crucifijo del Amor Misericordioso
Ocasiones vistas: 61
La Vida de Madre Esperanza

Inicio » FAMILIA DEL AMOR MISERICORDIOSO » Una misma Familia


Una misma Familia

La familia, célula fundamental, principal estructura para comprender las relaciones humanas y cristianas, es indis­pensable y central para entender y vivir nuestro carisma.

Las referencias modélicas son: la Familia Trinitaria, la fa­milia de Nazaret, Jesús y los suyos, la Iglesia universal y particular, la familia fundamentada en el matrimonio cristiano. Nuestra Familia religiosa, con su peculiar mo­do, se inspira en estos modelos.

En nuestro caso no son los vínculos de la carne y de la sangre en los que se basan nuestras relaciones familiares, si­no en algo mucho más fuerte: el Amor Misericordioso del Señor que hemos recibido como hijos, que intercambia­mos entre nosotros fraternamente y testimoniamos a to­dos los hombres.

Al mismo tiempo que necesitamos aprender de la Iglesia a ser familia en sentido evangélico, queremos con nuestro carisma ser cada vez más Familia que visibiliza el Amor Misericordioso en la Iglesia y en el mundo.

Nuestra Familia religiosa desea encarnar esta comunión, subrayando la experiencia de «ser una misma familia», «una misma cosa», como quería Jesús (cf Jn 17,21)

  • Somos una «misma familia» porque tenemos el mis­mo carisma transmitido por la misma Madre. El fundamento de nuestro ser familia radica en tener la misma vocación para vivir y testimoniar el Amor Miseri­cordioso, lo que constituye el “carisma de fundación”. «Dios es un bondadoso Padre que busca por todos los medios la manera de confortar, ayudar y hacer felices a sus hijos y que los sigue y busca con amor incansable co­mo si El no pudiese ser feliz sin ellos» (M. Esperanza). Nosotros estamos llamados a acoger, guardar, profundi­zar y desarrollar este don en la Iglesia y en el mundo.
  • Somos una «misma familia» porque tenemos la mis­ma espiritualidad. La espiritualidad del Amor Misericordioso está centrada en la entrega total al Padre (obediencia) y a los amigos-enemigos (misericor­dia). En este sentido nuestra espiritualidad es una espiri­tualidad sacerdotal (ofrecimiento de uno mismo en la obediencia: cf Hb 10,6ss), y es una espiritualidad carita­tiva: dos aspectos que han de ir estrechamente unidos y que se concretarán en una única misión: los sacerdotes y los pobres.
  • Somos una «misma familia» porque tenemos una misma misión.Para llegar a los sacerdotes, a los niños, a los pobres, a los que sufren, a las familias, al mundo del tra­bajo, y para llevar a todos el mismo mensaje del Amor Misericordioso, se requiere por una parte la unión y por otra la diversidad que emana de las seis formas de per­tenencia de nuestra Familia.



Artículos relacionados de la sección FAMILIA DEL AMOR MISERICORDIOSO:


La búsqueda vocacional
La búsqueda vocacional
 
Inicio | Mapa del Sitio | Contáctenos | Registro | Registro Vocacional Copyright ©2008- Familia del Amor Misericordioso
eXTReMe Tracker